La banda sonora de Las Pesadillas de Sam está grabada con todos los instrumentos afinados a 432 Hz.
Antes de la década de los 30 del siglo XX, la nota “La” con la que se afinaban los instrumentos musicales emitía una frecuencia de 432 Hz.
De esa manera los grandes compositores clásicos compusieron sus grandes obras.
En los años 30 cambió el estándar de afinación en la música y paso de emitir la nota “La” la frecuencia de 432 Hz para emitir 440 Hz.
Desde entonces todos los músicos afinan de esta manera, a excepción de algún purista que se resiste al cambio.
Se dice que 432 Hz es la frecuencia del universo y la que emite el planeta tierra, escuchar música de esta manera te hace sentir bien y es por eso que la usaban los grandes maestros clásicos.

432hz-900x450

Hoy en día a causa de tanta polución sonora nuestros oídos han perdido mucha sensibilidad y apenas diferenciamos entre los dos tipos de frecuencia, pero se dice que nuestro cuerpo lo nota de manera beneficiosa.
Algunas teorías sugieren que Joseph Goebbels, jefe del Ministerio del Reich para la Ilustración Pública y Propaganda, fue el impulsor del cambio a favor de la adopción de la frecuencia de 440 Hz como estándar después de realizar investigaciones científicas para determinar cual es el mejor rango de frecuencias para inducir el miedo y la agresión.
Se dice que la frecuencia 432 Hz es matemáticamente consistente con los patrones del universo. Los estudios revelan que la sintonización a 432 hz vibra con la media de oro del universo PHI y unifica las propiedades de la luz, el tiempo, el espacio, la materia, la gravedad y el magnetismo con la biología, el código del ADN y la consciencia.
En definitiva, escuchar la música tal como se hacia antaño es beneficioso para la salud y la estabilidad mental.

Todo esto puede sonar a cuento chino y es probable que así sea pero me pareció una buena manera de probarlo, de hecho lo he probado escuchando música mucho más relajante que la mía y no he llegado a relajarme tanto como con Las Pesadillas de Sam.