MicroVisión nos muestra una selección de fotografías en un reducido espacio de apenas metro cuadrado realizadas por Malasartes, seudónimo que utiliza el autor de la novela en su faceta de fotógrafo.

 

tumblr_static_386222_10150395935973366_727924567_n_copia

 

El formato de las fotografías es en soporte acetato trasparente con un tamaño algo menor al de una diapositiva convencional.
Las fotos se exponen sobre cajas de luz para resaltar más los colores de tan diminuta exposición.
El objetivo de la muestra es que el visitante invierta algo de tiempo en ver la obra y se sienta involucrado de manera directa en el proyecto.
La forma de retener al visitante frente a la obra es darle una lupa para que se aísle visualmente del resto de lo expuesto y unos auriculares para silenciar el entorno.
Una especie de aislamiento sensorial para poder concentrarse en la obra y sentir la magia de los colores y las formas, retroilumidas y aumentadas con la lupa.
Una experiencia un tanto lisérgica cercana a la atracción que sienten los niños por las luces de colores, y muy parecida a la sensación que seguramente experimentaban a principios de siglo XX, en la atracciones de feria y en las maquinas de autómatas, donde se podía ver el Bosque de las Hadas en movimiento a través de un cristal que distorsionaba la visión y le daba una apariencia mágica.

Por los auriculares el visitante escuchará una música grabada en 432 Hz perteneciente a la banda sonora de la novela Las Pesadillas de Sam.

Las Pesadillas de Sam es un experimento audiovisual en formato libro/CD donde uno puede leer la novela y al mismo tiempo escuchar la banda sonora para poder sumergirse con más facilidad en la mente del protagonista, los capítulos están encabezados por una fotografía realizada por el mismo autor y compositor de Las Pesadillas de Sam, bajo el seudónimo de Malasartes.
Uno de los objetivos de tan diminuta exposición no es otro que el de hacerte entrar en los mundos y fantasías del joven Sam.
Es una especie de introducción a sus visiones, plasmadas en las fotografías que se muestran en el libro, acompañadas de unas cuantas más que no se pudieron incluir en él por problemas de espacio.
El otro objetivo es hacer que te sientas como en un museo de autómatas.

Exposición en el Cívic